Ni rastro de “brotes verdes” en el turismo

Desde el Gobierno explican que se ha tocado fondo en el deterioro económico del país. Nos van a permitir que lo dudemos a la luz de los últimos datos del sector turístico. Cada día, nuestro país deja de ingresar 8 millones de euros por el gasto de los cada vez más menguantes turistas extranjeros que nos visitan en relación al año pasado. A ello se suma que regiones como la Comunidad Valenciana han visto como el gasto de sus turistas se reducía más de un 30% y otras, como los archipiélagos, perdían algo más de un 10% del dinero que desembolsaban sus visitantes hace un año. Todo esto en los cuatro primeros meses de 2009. Y ahora queda por ver cómo se da la temporada estival.

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, se ha reunido, por fin (y muy tarde), con el sector turístico para oír sus reclamaciones. A los empresarios del turismo les ha prometido un Consejo de Ministros monográfico sobre el tema, aunque no se sabe cuándo (estamos en campaña electoral). También afirmó que hoy se aprobarían los 600 millones del Plan Renove que ya llevan tres meses de retraso. Esta no es una mala medida, pero no deja de ser un parche que no soluciona el principal problema del turismo: falta de liquidez para las empresas y las familias, que no se atreven a gastar. Además, y como revelamos hoy, estos créditos blandos son absorbidos en su mayor parte por las actividades hoteleras, llegando muy pocos recursos a agencias de viaje, por ejemplo.

Ante un negocio (el turismo) que en 2007 reportaba el 10,7% del PIB del Estado, el Gobierno sólo tiene tiritas en vez de crear un verdadero plan (como reclamó Exceltur) para afrontar una situación de crisis económica que no ha terminado y que durará, como mínimo, hasta final de año. Esperamos que el prometido Consejo de Ministros monográfico se celebre antes de que acabe junio y se tomen en consideración muchas de las medidas que el sector ha propuesto a Zapatero. Así crecerán más “brotes verdes”.