Vueling se quita ‘lastre’ de las alas

Desde la frialdad de las cifras se puede decir que los últimos resultados trimestrales de Vueling muestran el buen trabajo que el equipo gestor, presidido por Josep Piqué y tras el que se encuentra la mano de la familia Lara. La firma ha logrado unos beneficios operativos de 24,78 millones de euros, a pesar de los incrementos en el precio del combustible, de la caída en ocupación de sus vuelos y de la situación de crisis que se vive en los principales mercados europeos en los que opera.

Estos datos muestran la eficacia del plan de contención de gastos y también revelan lo sobredimensionada que se encontraba la aerolínea, a la que el antiguo equipo gestor había dotado de un plan demasiado expansionista. Hoy se ve claramente que si se hubiese seguido las líneas de actuación que estaban marcadas hace un año, posiblemente Vueling no habría sobrevivido a la actual situación de mercado.

Y es que el equipo de la aerolínea se está esforzando por dejar, si no una aerolínea rentable, una firma en el camino de la rentabilidad para la futura integración con Clickair.