¿Qué perdemos en el coche de alquiler y en el hotel?

Quizá algunos piensen que el mundo de la empresa turística es aburrido. Nada más lejos de la realidad. Y si no, que se lo pregunten al empleado de Europcar, empresa de alquiler de coches, que se encontró una lápida en el asiento de atrás de un vehículo. O las cenizas del difunto en un automóvil que se había usado en una mudanza.

Los objetos tradicionales que más se olvidan en el coche son los teléfonos móviles, carteras, cámaras de fotos, maletas o las gafas de sol. Pero como se ve, siempre hay alguna sorpresa. Los juegos eróticos o la ropa interior también están entre ellas. Eso sí, la persona que se olvidó el caniche en el vehículo no tiene perdón. Europcar asegura que sólo un 5% de los objetos perdidos son reclamados por sus dueños, a pesar de que es la propia firma quien contacta con el cliente.

Los hoteles son otro de los puntos calientes para los olvidos. La cadena británica Travelodge asegura que en el último año ha recogido más de 22.000 libros extraviados en las habitaciones de sus alojamientos. Como datos curioso, 7.000 de estos volúmenes pertenecen a la trilogía erótica Cincuenta sombras, de la escritora E. L. James. Los libros de Millenium, de Stieg Larsson, son los siguientes en la lista. En este caso, si los libros no se reclaman en tres meses, Travelodge los dona a la fundación Cancer Research, del Reino Unido.