Presentación Fiturtech 2016: tecnología para las personas, I+D en turismo y periodismo

A cotinuación, la intervención íntegra de David Fernández, editor de Revista80dias, en la presentación de Fiturtech 2016.

A cotinuación, la intervención íntegra de David Fernández, editor de Revista80dias, en la presentación de Fiturtech 2016.

Buenos días,

Bienvenidos al segundo día de Fiturtech, que hoy tiene como título “El Despertar de la Fuerza”. Para un friki de Star Wars como yo es un honor que el Instituto Tecnológico Hotelero me haya permitido presentar una jornada en la que el despertar de las tecnologías en el sector turístico será el hilo conductor de las diferentes ponencias y mesas redondas. Pero hay que tener cuidado con este despertar, porque, como sucede en Star Wars, si se usa mal puede tener más inconvenientes que ventajas.

Que la tecnología nos rodea es evidente. Lo que de verdad estimula es el uso que se hace de la misma. Hoy, a la velocidad a la que se mueve todo, pararse a reflexionar y analizar es fundamental para comprender y avanzar. Por eso, Florence Kaci, de la consultora Phocuswright, nos ayudará a ello con una visión de cómo la tecnología afecta a los nuevos tipos de turistas, pero también a los tradicionales. Por su lado, Miguel Ángel Turrado, de HP, y Carles Gillbets, nos hablarán de experiencias y de emociones.

Y esto último entronca con un tema que me parece fundamental. Las emociones nacen de las personas, elemento clave en los viajes, pero también en las empresas. A medio día habrá una mesa redonda con representantes de las principales cadenas hoteleras: Iberostar, Meliá, Palladium y Riu. Se hablará de tecnología en los hoteles. Pero, ¿qué son los hoteles sin personas, por mucha tecnología que tengan? Y no me refiero a los viajeros, sino a los empleados. Cualquier empresa, por encima de los activos materiales, inmateriales o financieros, tiene un activo que es esencial: su capital humano. Y, usando la tecnología de forma irreflexiva, lo único que se puede conseguir es la devaluación de ese capital humano.

David Fernández, editor de Revista80dias | Foto: ITH

Las personas hacen las empresas. Y este es un axioma que se viene dando desde que el capitalismo es capitalismo. Esta semana se publicaba un informe por el Foro de Davos que predice la pérdida de 7 millones de empleos en todo el mundo hasta 2030 a causa de la tecnología y la robotización. El reto como empresarios, y como trabajadores, no es sólo maximizar el beneficio empresarial, sino hacerlo contando con nuestro capital humano y reinvirtiendo en el mismo. Y esto es más imperioso en un sector como el turístico, y como el hotelero, en el que el trato personal con el cliente es la piedra de toque para que nuestro negocio, sea hotel o de otro tipo, se humanice y se recuerde adecuadamente.

Por lo tanto, usad la tecnología, pero no para restar valor, como viene sucediendo, lamentablemente, en el sector de la hostelería, que cuenta con el salario medio más bajo de todas las actividades estudiadas por el Instituto Nacional de Estadística: 13.851 euros al año, 989 euros en 14 pagas.

A lo largo de las charlas intervendrán empresas como HP o Cisco. Gigantes que han ayudado a introducir tecnologías disruptivas en España, pero que son empresas de capital extranjero. ¿Por qué no podemos tener en nuestro país un HP o un Cisco? Disponemos de científicos e ingenieros que se rifan otros países, contamos con ideas. Pero falta el impulso público para que la inversión en I+D sea realmente beneficiosa para la sociedad y para la economía. La gran economía y la pequeña economía del día a día.

Los datos hablan por sí solos. España invirtió 13.012 millones de euros en I+D en 2013, un 1,24% del PIB, casi un 3% menos que el año anterior. De esa cantidad, más de la mitad fue aportada por las empresas privadas. Y de un mercado con 17 millones de trabajadores, sólo 203.302 personas se dedican a actividades de I+D a jornada completa. Alemania, a la que tanto queremos parecernos en otras cosas, invierte un 2,94% de su PIB en I+D. Portugal, un 1,36%; y, los países nórdicos superan el 3% de inversión media sobre el PIB.

Así que, tecnología sí, pero enfocada a las personas, para hacerlas mejores, formadas, y con incentivos a la investigación que nos permitan ser un país puntero. ¿Por qué no usar la potencia del negocio turístico español, que aporta el 11% de la riqueza nacional, conjugada con la tecnología para ser líderes en estos dos campos?

Para terminar quiero arrimar el ascua a mi sardina y hablaros, muy brevemente, del periodismo. En un entorno tan saturado de información y desinformación, la función periodística es clave. Constantemente padecemos la confusión del periodismo con la comunicación. Y no es lo mismo. El periodismo tiene una misión vital para las sociedades que es la de dar contexto a lo que sucede a nuestro alrededor. Como decía al principio: para analizar y para reflexionar. No es una cadena de transmisión de los intereses de tal agencia de comunicación o de cual empresa. Es una herramienta social con la que formar e informar al ciudadano, sea consumidor o empresa, sobre múltiples temas de.

Y esto obliga a no confundir información con las opiniones personales de unos y otros, como ocurre en muchos blogs relacionados con el turismo. Si los medios queremos que nos tomen en serio, y yo también entono el mea culpa, porque algunos errores hemos cometido en Revista80dias, tenemos que convencer al lector de que su apoyo es fundamental y, sin él, lo único que tendrá es propaganda. Y a las empresas tenemos que convencerlas de que sus intereses estarán mejor representados cuanto más transparentes, accesibles y comunicativas se muestren.

Todo el mundo quiere aparecer en los medios, pero ¿quién apuesta e invierte realmente en ellos? Todos exigimos una información de calidad, ¿pero cuántos estamos dispuestos a pagar por ella y asegurar así la independencia del medio? Igual que una noche de hotel no cuesta cero euros o el servicio que presta un banco de camas en Internet conlleva una comisión, la información tiene un coste. Y esto entronca con el principio de mi intervención: ese coste se debe dirigir a retribuir a los periodistas y a conseguir que los medios también mejoremos a base de I+D.

Muchas gracias al Instituto, a Patricia y a Paula. Os deseo que disfrutéis de los debates de hoy y que tengáis un buen Fitur.