Más de mil ojos (y micrófonos) vigilan en los aeropuertos de Canadá

De todos los viajeros es conocido el desprecio que las autoridades de los diversos países muestran por sus derechos, siempre amparándose en la seguridad. Esto es más notable en los aeropuertos. Ahora se ha conocido que el Servicio Canadiense de Aduanas (CBSA por sus siglas inglesas) ha instalado una red de cámaras de alta definición y micrófonos en todos los aeropuertos del país. El objetivo es grabar los actos y conversaciones de usuarios y empleados para aumentar la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, según el diario Vancouver Sun. De momento, Vic Toews, ministro de Seguridad Pública en Canadá, tras las críticas recibidas, ha ordenado que se paralicen las escuchas hasta que se realice un informe sobre su impacto en la privacidad.

Hay que ser poco inteligente (o considerar poco inteligentes a sus ciudadanos y votantes) para esperar un informe de este tipo. Está claro que cuando una persona es espiada en un lugar público, como un aeropuerto, sin controles judiciales ni normas legales que regulen este acto se están pisoteando sus derechos más fundamentales. La intimidad y el secreto de las comunicaciones borrados de un plumazo.

La idea de las autoridades canadienses, que no es del Gobierno actual, puesto que ya lleva varios años de funcionamiento, es horrible. Ya conocemos las ínfulas de “Grandes Hermanos” de muchos de nuestros políticos, de un color o de otro, de un país o de otro. Quizá sea el momento de hacer un listado de países poco adecuados para viajar y hacer turismo por este tipo de medidas. ¿Estáis dispuestos a sacrificar vuestra privacidad por visitar un destino concreto?