De malnacidos que se aprovechan del anonimato

Nos podrán acusar de lo que quieran, pero sólo somos culpables de una cosa: la defensa de los derechos del cliente. Y es que esa fue una de las motivaciones por las que nació este portal. Los tripulantes de cabina (TCP) de Iberia están en huelga, otra vez. Quieren presionar a la compañía para que acepte sus reivindicaciones en la negociación de su XVI Convenio Colectivo. Nos parece bien, están en su derecho. Pero ese derecho acaba cuando se toma como rehenes a más de 40.000 pasajeros. Clientes que han pagado su billete antes de saber que esos días habría una huelga de TCP.

No se equivocan los tripulantes al creer que van a hacer daño a Iberia con estos paros. Se lo van a hacer, y mucho. Pero sí que se confunden si piensan que ellos no van a salir perjudicados. Porque Iberia les garantiza el sueldo, pero la subsistencia de la compañía está asegurada por los millones de clientes que viajan con la misma. Ergo, los puestos de trabajo de los TCP existen porque existen los pasajeros. Dando esta imagen tan pésima, perjudican a Iberia y a la vez a sus propios empleos. Y, si no, tiempo al tiempo. La gente se está cansando: ya son muchos los que optan por viajar en tren por su comodidad.

Quizá lo políticamente correcto sea no criticar el derecho a la huelga. Pero nosotros lo hacemos, porque lo que es un derecho conseguido con el sudor y los padecimientos de muchos, otros lo convierten en un abuso. Desde aquí lo hemos reclamado en diversas ocasiones: debe regularse por el Parlamento una Ley de Huelga en la que se contemplen extremos como los paros en los servicios públicos. Porque esto ya es inaceptable.

Decimos todo esto a colación de la noticia que publicamos ayer y que tan criticada ha sido. Este portal siempre estará abierto a las críticas y a los comentarios, cuando no se insulte en los mismos. No se nos puede acusar de partidistas, porque siempre hemos publicado las dos versiones del contencioso: sindicatos y empresa. Ahí está el archivo de noticias para corroborarlo. El único cargo que se nos puede imputar es el de servir de plataforma para que cada uno de los 40.000 afectados, si lo consideran adecuado, nos cuenten su problema y lo denuncien. Sí, en eso no somos neutrales, porque el cliente es el pilar de cualquier empresa. Y los TCP trabajan para el cliente.

Repetimos: los comentarios están abiertos, nuestros correos están a disposición de los lectores, tanto para los afines como para los contrarios. Pero claro, es más fácil acomodarse en el anonimato que permite Internet para desprestigiar e insultar. Pues quienes llevan a cabo esta actitud tan fascista sólo merecen un calificativo: estúpidos y malnacidos. Y eso para ser respetuoso y no seguir su misma línea de actuación.

QUE QUEDE CLARO QUE NO DEFENDEMOS A IBERIA. Vamos a ponerlo en mayúsculas y negrita, a ver si así todos nos enteramos. Esta compañía aérea no nos ha pagado nada, nunca hemos firmado un contrato publicitario con la misma. Cuando se le ha tenido que criticar, se le ha criticado. Y si no se lo creen, revisen la hemeroteca. Iberia está gestionando mal la crisis y no ayuda a los viajeros. Esto también se cuenta en la noticia, que, por cierto, está firmada. A nosotros no nos asusta dar la cara, aunque a veces escueza.

Y para terminar queremos recordar que si en Iberia lo están pasando mal, no queremos imaginarnos cómo estarán los empleados de Air Comet. Llevan meses sin cobrar y han seguido trabajando. Es ahora, cuando se da una situación LÍMITE, el momento en el que van a realizar un paro total en la compañía. Queda todo dicho.

  • Anonymous

    Queridos pasajeros: Dejen ya de quejarse todo el tiempo Despues de llevar 20 años trabajando como agente de atención al pasaje, estoy verdaderamente cansado de oir a los pasajeros quejarse y gimotear todo el tiempo. Si yo fuera a sus trabajos y me comportara como muchos de ustedes lo hacen en los mostradores de facturacion, la areas de embarque o los aviones, probablemente acabaría arrestado. Lo

  • Patricio

    Queridos ATP, por favor; dejen de quejarse todo el tiempo, despues de llevar 26 años viajando con ustedes, estoy verdaderamente cansado de aguantar borderias, malas caras y problemas personales suyos todo el tiempo como verdaderos aficionados. Si ustedes viniesen a nuestros trabajos a co,portrse de la misma manera que nosotros en sus estupidos puestos d etrabajo, 1. Me gustaria ver como