Zapatero vs. Rajoy, ¿dónde está el mejor destino?

Había que finiquitar el verano con un despropósito, algo en lo que nuestros políticos son unos expertos. La machada de José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, recomendando a los españoles veranear en la isla canaria de Lanzarote sólo puede ser superada por el paseo de Rajoy en la playa gallega de “La Lanzada”, prescribiéndola también.

Es grave que Zapatero abogue por un destino turístico concreto, ya que en su calidad de presidente del Gobierno (de todos los españoles, no sólo de los que votaron al PSOE en la pasadas elecciones generales) lo que debería recomendar son todos los destinos españoles habidos y por haber. Es decir, a España en conjunto como destino. A Zapatero le deben de tratar exquisitamente en Lanzarote, como cabe esperar del carácter canario, pero ha de saber que hay también otros puntos de España que lo están pasando bastante mal a nivel turístico. Murcia es un ejemplo, donde la llegada de turistas se ha visto reducida dramáticamente en lo que va de año. Claro, quizá no sea igual de glamouroso que Lanzarote.

Rajoy tampoco va a ser menos y en su vídeo “Adiós al verano” sólo tiene parabienes con la tierra gallega. Está bien: ha nacido allí y Galicia es un lugar excepcional para el turismo. Pero del presidente del primer partido de la oposición se debe esperar algo más. Podía haber aprovechado para dar la réplica a Zapatero aconsejando que se viaje a cualquier lugar de España. Pero no, hay que tirar de aldeanismo.

Dice Rajoy en su vídeo que es necesario algo de ejercicio para aclarar las ideas, y sigue agregando que al Gobierno le vendría muy bien. Sin embargo, parece que el día que se grabó el vídeo a él todavía no se le habían despejado los nubarrones mentales.

En definitiva, ninguna sorpresa y más de lo mismo. Mediocridad y superficialidad, algo a lo que nos tienen acostumbrados los próceres de la patria. Lo peor de todo es la imagen de desunión frente a uno de los motores económicos del país.