Viajar procura más y mejor sexo

¿La edad es un problema? | Foto: ONT de Holanda

Hay parejas que no se aguantan en su vida cotidiana, pero todo cambia cuando realizan un viaje. Salir de la rutina es esencial para mantener una relación fructífera y estable. Esto es lo que viene a confirmar un estudio realizado por la consultora Edge Research (en inglés) para la Asociación de Viajes de EEUU: más de un 70% de las parejas opinan que un viaje inspira el romanticismo y una tercera parte de los entrevistados considera que una escapada de fin de semana es más romántico que recibir cualquier otro tipo de regalo.

La encuesta se ha realizado entre 1.100 ciudadanos y otra de sus principales conclusiones es que las relaciones sexuales de la pareja aumentan y mejoran con los viajes. Más de las tres cuartas partes de los viajeros en pareja consultados han manifestado tener una buena vida sexual; el 28% considera que ésta ha mejorado notablemente a raíz del viaje y de ellos, el 40% de ellos han declarado que la mejora se ha convertido en una situación permanente.

Además, según el informe, las parejas que viajan juntas tienen mayor tiempo para la intimidad y para el sexo. Así la mayoría de las parejas (59%) asegura que una de las principales razones para viajar juntos es tener mayor intimidad.

Gráfico de la semana: viajes en redes sociales

Facebook cuenta con más de 900 millones de usuarios registrados en el mundo (otra cosa es saber cuántos son verdaderamente activos y reales, no perfiles duplicados). Tuenti, en España, cuenta con 13 millones, según sus propias cifras. Pero, ¿qué influencia tienen estas redes sociales sobre los viajes y el turismo? La firma especializada en relaciones públicas Text100 ha encargado un informe donde concluye que el 87% de las personas menores de 34 años eligen Facebook para buscar el destino de sus viajes.

Tras el uso de las redes sociales se encuentran las recomendaciones de familiares y amigos, para un 63% de los encuestados. En nuestro país, los consejos de las personas más cercanas determinan el viaje para el 72% de los entrevistados.

Además, en España, cuando buscamos información en Internet para decidir un destino, nos fijamos principalmente en la calidad de los servicios (37%) y la calidad de las instalaciones (43%). Estas cifras son superiores a la media de Europa, Oriente Medio y África y a la mundial. Por ejemplo, en Estados Unidos las principales motivaciones de los encuestados a la hora de elegir destino son el relax (57%) y la diversión (46%). Por otro lado, la mitad de los españoles considera una fuente creíble aquella que tiene comentarios de los usuarios. Y, para un 80% una web es realmente fiable si incluye comentarios neutros o negativos.

La encuesta ha sido realizada por Redshift Research en octubre de 2012 a 4.600 personas de trece países. A continuación una infografía (en inglés) que la resume:

Números políticos

Desde Revista80dias anunciamos que en el mes de enero de 2013 dejaremos de publicar los datos de la encuesta Egatur elaborada por el Instituto de Estudios Turísticos (IET), que depende del Ministerio de Insdustria, Energía y Turismo. Este estudio mide el gasto que realizan los turistas que vienen a España, pero no los ingresos que repercuten en nuestra económica, que es el verdadero indicador que da una idea de la marcha del turismo extranjero en nuestro país.
En Egatur se incluyen gastos que no se realizan en España, sino en los países de origen de los turistas, por lo que se aporta una percepción equivocada del impacto económico en España. En la propia nota metodológica que explica los datos que se recogen se especifica que “el gasto turístico comprende los gastos realizados por los visitantes o por cuenta de los visitantes, durante su viaje a España así como los gastos previos al mismo (como puede ser el billete de avión, o la compra del paquete turístico)”. Está claro que muchos de ellos no se quedan en la economía española. El hecho de que publiquemos los datos de Egatur hasta diciembre de 2012 viene motivado por la necesidad de dejar cerrado, desde el punto de vista informativo, toda la serie estadística de 2012.
Por contra, las cifras que publicaremos mensualmente desde enero de 2013 será la de balanza de pagos del Banco de España (BdE), organismo obligado a contabilizar la entrada de ingresos externos en España. En el estudio de BdE sí se incluye una estimación de los ingresos efectivos que el turismo extranjero aporta a la economía española, así como los pagos que los españoles realizan en sus salidas de España. Es un índice más fiable, aunque su principal pega es el retraso con el que se publica, a dos meses vista de los datos estudiados.
El IET y el Instituto Nacional de Estadística (INE) han anunciado un reciente acuerdo por el que el segundo organismo se hará cargo de las estadísticas turísticas. Esperamos que la profesionalidad de este centro público sirva para poner orden y crear un modelo más exacto y fiable, dejando atrás estudios que sólo han servido para que los diferentes cargos políticos del Ministerio hayan sacado pecho de números que no se acercan a la realidad. ¿Cómo se explica si no que entre el volumen de ingresos registrado por el BdE en julio y el gasto turístico de Egatur del mismo mes haya una diferencia de 1.908 millones de euros? ¿Qué justificación tiene que en los siete primeros meses del año la diferencia acumulada sea de 7.282 millones de euros?

Gráfico de la semana: perfil del turista ruso que visita España

Todavía se conoce poco sobre el perfil del turista ruso, un mercado muy apetitoso y en crecimiento por su elevado gasto. El Gobierno español ha agilizado la concesión de visados a estos turistas, como hemos informado en Revista80dias. El portal Muchosol, especializado en la reserva de alojamientos, ha creado una infografía en la que intenta aportar un poco de luz sobre estos desconocidos. Los datos han sido obtenidos de las propias reservas que los viajeros rusos realizan en esta web.

Algunos datos importantes son que su media de estancia es de 17 días, dos tercios viajan en familia y casi tres de cada cuatro se alojan en apartamentos. Entre las actividades que más realizan se encuentra la visita a museos (64%), spa (48%), deportes (32%), compras (12%) y salir de fiesta (8%).

Tecnodependencia

Por samsungtomorrow

¿Sois de los que no podéis viajar sin vuestro smartphone, tableta o portátil? Un estudio de la cadena Starwood Hotels señala que más del 55% de los viajeros de negocios realizan sus trayectos con al menos tres dispositivos electrónicos. El informe habla de los viajeros de negocios, pero esta necesidad de estar permanentemente conectado también se puede trasladar al viajero de ocio.

¿A dónde nos lleva esta dependencia? Nada más aterrizar, pero con el avión en rodaje, el 54% de estos viajeros ya enciende su dispositivo. Además, un 36% es lo primero que comprueba nada más despertar en el hotel. Los teléfonos aparecen como los dispositivos número uno (74%), seguidos de las ‘tablets’ (65%), los reproductores de música (43%) y los ordenadores portátiles (32%).

Mantenerse al día con el correo electrónico de la empresa, consultar las redes sociales, navegar por Internet y el contacto con la familia son los principales motivos.

Colgados dentro del avión, como jamones ibéricos

El precio importa más que nunca y estamos dispuestos a renunciar a nuestro pellejo con tal de volar a tarifas de risa. Así, al 77% de los internautas no les importaría asistir a presentaciones comerciales en pleno vuelo con tal de que el precio del billete se redujese. El dato lo da el “Observatorio de Vuelos”, preparado por el portal Mirayvuela.com, que ha preguntado a 4.700 navegantes qué estarían dispuestos a aguantar en un avión con tal de volar a precios de risa.

Pues bien, no es difícil encontrarse a personas que reniegan de la publicidad, incluso de la que aparece en portales de Internet y que permite ofrecer información gratuita para sus usuarios. Sin embargo, dos de cada tres entrevistados estaría dispuesto a llevar publicidad de la aerolínea en la maleta durante un periodo de tiempo determinado. Hasta que se cansen, claro, y su equipaje parezca un regalo que traen a sus seres queridos del último viaje, envuelto en pegatinas.

Pero lo más curioso es el nivel de sufrimiento que aguantarían por volar barato. Un 17% tomaría aviones sin ventanillas. Seguro que entre estos no se encuentran los que se ponen nerviosos nada más abrocharse el cinturón. Testimonialmente, un 6% soportaría viajar de pie, con un sistema de arnés. Hombre, a todos nos gustaría “hacernos un 8.000” como los grandes escaladores, pero es que aquí superaríamos esa cota con creces. Nos viene a la mente un aparato con 200 personas colgadas del techo, como jamones secándose.

En definitiva, el 94% de los consultados no dudaría en sacrificar algunas comodidades para obtener tarifas más bajas. Eso sí, lo que no aguantarían es que les cobrasen comisiones por pagar con tarjeta de crédito o que les hagan abonar una cantidad por facturar su equipaje (práctica prohibida por ley). Y es que la pela es la pela.