Las tres lacras que asustan al inversor

Javier Pérez-Tenessa, fundador y CEO de eDreams

Los políticos piensan que los casos de corrupción que salpican periódicos y televisiones día sí y día también no afectan a la imagen de España. Pero la verdad es que sí lo hacen. Al final se crea una conciencia (colectiva) de que la corrupción recorre la vida nacional, así como que hacer negocios en nuestro país es una cuestión de “amigos”. Y, en el fondo, lo es.

Javier Pérez-Tenessa, CEO y fundador de la agencia de viajes on line eDreams (parte del grupo Odigeo tras su fusión con GoVoyages y Opodo), se ha despachado a gusto en los últimos días con unas declaraciones en las que sostiene que buena parte de la crisis española se debe a la corrupción, la deficiente fiscalidad y la falta de educación. Y tiene razón. Muchas inversiones no llegan a España porque temen perderse en las mordidas del poder o de los acólitos que rodean al mismo. Otras no lo hacen, porque consideran que los amigos de los políticos y sus asesores tienen el negocio asegurado, mientras que estas inversiones tendrán que luchar contra la ingente burocracia que lo esclerotiza y paraliza todo. Y es cierto. O bien porque el sistema impositivo penaliza a quien quiere invertir no sólo para ganar dinero, sino para generar riqueza y puestos de trabajo.

No nos limitamos a reproducir lo que dice Pérez-Tenessa, sino que traemos aquí las opiniones y valoraciones de directivos españoles con los que hemos hablado. También las de otros extranjeros. Pero si se quieren datos oficiales, ahí están los últimos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que sitúan a los políticos y la corrupción en los primeros puestos de problemas considerados por los españoles.

En cuanto a la educación, Pérez-Tenessa se refería al deficiente nivel de inglés que poseen los españoles porque la política educativa no está concebida desde un punto de vista global. Debemos estar orgullosos del castellano, un idioma que hablan más de 300 millones de personas y que hace cinco siglos sirvió para vertebrar todo un imperio. Pero la realidad hoy es que el inglés es el idioma internacional y de los negocios (con permiso del chino, que lo será en una década), por lo que su aprendizaje es igual de importante que las matemáticas. La Comunidad de Madrid es de las pocas que cuenta con un programa de colegios e institutos bilingües para preparar decentemente a los estudiantes en la lengua de Shakespeare. Debe ser un modelo en toda España.

Todas estas conclusiones de Pérez-Tenessa, que hacemos nuestras después de saber lo que es luchar con la burocracia y con el amiguismo reinante en el mundo administrativo y turístico, no sólo se deben aplicar a esta actividad económica, sino a la de todo el país. Si la clase política tuviese una verdadera intención de mejorar la economía española, tocaría estos tres “ejes del mal” (junto con la lenta, arcaíca e injusta Justicia) antes que centrarse en reformas laborales, planes integrales del turismo y rescates financieros. Pero claro, hacer eso es como practicarse el harakiri. Pérez-Tenessa lo sabe, como cualquiera que trabaja o regenta una empresa en España, pero la diferencia es que él lo dice alto y claro.

Gráfico de la semana: perfil del turista ruso que visita España

Todavía se conoce poco sobre el perfil del turista ruso, un mercado muy apetitoso y en crecimiento por su elevado gasto. El Gobierno español ha agilizado la concesión de visados a estos turistas, como hemos informado en Revista80dias. El portal Muchosol, especializado en la reserva de alojamientos, ha creado una infografía en la que intenta aportar un poco de luz sobre estos desconocidos. Los datos han sido obtenidos de las propias reservas que los viajeros rusos realizan en esta web.

Algunos datos importantes son que su media de estancia es de 17 días, dos tercios viajan en familia y casi tres de cada cuatro se alojan en apartamentos. Entre las actividades que más realizan se encuentra la visita a museos (64%), spa (48%), deportes (32%), compras (12%) y salir de fiesta (8%).

Viajeros irrespetuosos en Sri Lanka

Mostrando la ignorancia | Foto: Minutouno.com

La falta de educación y la creencia de que con dinero se puede comprar todo hacen verdaderos estragos. Tres turistas franceses (dos hombres y una mujer) han sido detenidos en Sri Lanka (en francés) después de que la fémina se hiciese fotos besando la estatua de Buda en los labios. Lo que ignoraban estos tres viajeros (dos de los cuales se hicieron fotos imitando la postura de Buda) es que estos actos son contrarios a las creencias de este pueblo asiático y constituyen un delito.

Nuevamente se demuestra que, antes de viajar, hay que pertrecharse bien ante las futuras salidas. No sólo empaquetando todo lo necesario en la maleta, sino aprendiendo lo más importante sobre la cultura, tradiciones y leyes del país que se visita. El viajero occidental no puede pasar como un elefante por una cacharrería, haciendo gala de su ignorancia, e insultando a otras culturas que le están dando cobijo en el destino al que acude. En este caso han sido franceses (se les denunció cuando revelaron las fotos en un comercio de Sri Lanka [ni para esto tuvieron inteligencia] y la pena de cinco años de carcel se ha conmutado por una multa de ocho euros), pero podían haber sido españoles o estadounidenses o italianos…Da igual, la conclusión es la misma: viajar supone aprender y respetar.

Los portátiles no tienen presunción de inocencia en EEUU

La paranoia de las autoridades estadounidenses no tiene límite. El pasado viernes el diario The Whasington Post (también Vía Gatling) publicaba un artículo en el que explicaba que en virtud de una nueva normativa, las autoridades de inmigración de los aeropuertos norteamericanos pueden requisar cualquier aparato electrónico susceptible de almacenar contenidos. Es decir, que los “amables” señores que nos encontramos en las aduanas estadounidenses pueden requisarnos nuestro portátil, teléfono móvil, pendrive, tarjeta de memoria… para investigar cuál es su contenido, hacer copias del mismo, estudiarlo e incluso compartirlo con otras autoridades federales. Por si somos delincuentes o terroristas.

Si esto fuera poca intromisión, para que nos requisen el aparato no es necesario que estemos en una situación sospechosa. Lo pueden hacer a su libre arbitrio. Y, además, no lo tienen porqué devolver en el acto. Otra muesca más en la lista de derechos pisoteados por parte de las autoridades norteamericanas en pro de una supuesta seguridad.

Lo más impresionante del tema es que nadie ha protestado por estos abusos. Excepto, claro está, las muy activas asociaciones de derechos civiles estadounidenses y algunos grupos de viajeros, que al final lograron que estas políticas se publicasen, ya que llevaban activas desde el 16 e julio. Y es que a algunos se les puso “la mosca detrás de la oreja” cuando en diferentes sitios se denunció que los agentes de inmigración requisaban portátiles, móviles, etcétera.

Es una política interna de los Estados Unidos, pero que pisotea los derechos más fundamentales a la intimidad, el honor y a la no discriminación, ya que muchas requisas se realizarán por cuestiones étnicas… Como mínimo, la Unión Europea debería elevar una queja formal a las autoridades norteamericanas, aunque sirva de poco. En cualquier caso: avisados estamos.

¿Compensará el gasto extranjero la falta de demanda nacional?

Dentro del mal momento que está viviendo la economía española, el Instituto de Estudios Turísticos (IET) ha avanzado los datos de gasto de los extranjeros, que en los seis primeros meses del año ha crecido un 5%. Es una buena noticia, aunque hay que matizarla. La encuesta que mide este gasto, Egatur, tiene una pequeña “trampa”: en los datos se incluye la inversión que realizan los turistas en el transporte en origen. Esto significa que si un británico toma su vuelo en Heathrow con British Airways, el dinero que dedica al mismo se queda en el Reino Unido y no en España, aunque se contabiliza en la encuesta. A pesar de esta salvedad, que puede inflar un poco los datos, hay que reconocer que la demanda extranjera supone el 50% de la cuenta turística española y que esos 22.074 millones de euros que se dejan en nuestro país son bienvenidos en un contexto en el que los españoles están reduciendo sus vacaciones.

Sin duda este gasto se verá aumentado durante el verano, donde la ocupación hotelera en el mes de agosto ya roza los niveles del año pasado en algunas zonas costeras. También es verdad que esta ocupación no se ve compensada con una subida de los precios en las habitaciones, ni con estancias más largas. A pesar de eso, parece probable que el sector aguante el embate de la crisis hasta el mes de septiembre. Después, ya se verá.

Y es que el principal miedo de los responsables del turismo en nuestro país es que la demanda nacional (el otro 50% de la fórmula) caiga de forma considerable, lo que no podría compensarse con el gasto de los extranjeros. Habrá que esperar a conocer los datos de agosto, los niveles de ocupación y de venta de viajes y paquetes turísticos para tener una panorámica más completa.

Por último, queremos volver a llamar la atención sobre una tendencia que se está imponiendo frente al tradicional alojamiento hotelero: los establecimientos rurales. Quizá este sea su año y la crisis suponga una oportunidad para el despegue de los mismos.