‘Start up nation’: del Israel agrario al de la innovación tecnológica

Israel pasó de exportar naranjas y contar con una economía de subsistencia a ser una potencia mundial en desarrollo tecnológico e innovación. ¿Se puede exportar el modelo a otros países?

Bandera de Israel con la Estrella de David | Foto: Buecherwurm para Pixabay
Bandera de Israel con la Estrella de David | Foto: Buecherwurm para Pixabay

El sempiterno conflicto entre israelíes y palestinos. Es el argumento de las constantes noticias que nos llegan desde el otro extremo de la región mediterránea. Sin embargo, Israel ha logrado levantar, en condiciones tan duras, un sistema de innovación que es la envidia en la mayoría de países europeos, entre ellos España, y que aporta el 12% de la riqueza económica de este país mediterráneo. ¿Cómo lo ha logrado?

Continuar leyendo “‘Start up nation’: del Israel agrario al de la innovación tecnológica”

Los medios somos responsables

Posiblemente no sea lo más popular dentro de la tónica general de ser políticamente correctos, pero desde Revista80dias.es también estamos convencidos, junto con Fernando Álvarez, responsable de Plataforma David, de que los medios no tratan con justicia a Israel. Se podrán compartir o no muchos de los postulados de Álvarez, pero lo que es innegable es que la visión que nos ofrecen del estado israelí nunca suele ser excesivamente buena.

Quizá algunos nos llamen pro israelíes, pero nosotros sólo queremos dar a nuestros lectores todos los argumentos para que ellos mismos juzguen y saquen sus propias conclusiones. O, al menos, deseamos dar voz a iniciativas menos públicas y que palpitan bajo la agenda informativa que se nos impone.

Desde esta publicación no somos hipócritas y no lo queremos ser. Sabemos que Israel y toda la zona de Oriente Próximo tienen un problema enquistado desde hace más de cuarenta años. La gente muere a diario por esta confrontación: israelíes y palestinos. Y sí, es cierto, más palestinos que israelíes. Esa es la realidad diaria, la tragedia cotidiana que sufren dos pueblos que están abocados a entenderse. Y esa tragedia nace de las políticas apocalípticas y equivocadas de los dirigentes de Israel y de los países árabes que lo circundan. El problema es que son los inocentes quienes mueren a diario a causa de estas políticas. Aún siendo esto verdad, también lo es que el estado judío es una nación segura en la que habitan millones de personas pacíficas, que no comparten muchas de estas decisiones de sus gobernantes. Gente abierta y hospitalaria.

Donde queremos llegar es a la conclusión de que la política y el placer de viajar no están relacionados. Israel es un país precioso, digno de conocer y de comprender. Y esto es algo que los medios no muestran adecuadamente, porque sólo se centran en una parcela de la actualidad, confundiendo el todo por la parte. El problema (la sangría) palestino-israelí no es un tema nimio. Pero tampoco lo es la pena de muerte en los EEUU o China, o el pisoteo de los derechos humanos por pare de Rusia en Chechenia, o las confrontaciones africanas nacidas de los intereses de los países occidentales… Y así podríamos seguir casi hasta el infinito. Nada de esto se ve en los medios. Por favor, seamos inteligentes y pensemos por nosotros mismos.

60 años de historia

14 de mayo de 2008. Israel celebra su sexagésimo aniversario. El Estado hace ya más de medio siglo que comenzó su andadura con muchas voces que lo apoyaron y muchas otras que, aún hoy, se empeñan en desacreditarlo esgrimiendo argumentos tan peregrinos como los que sostiene siempre nuestra compañera María Manrique.

En cualquier caso, ya es tarde para frenar lo que no tiene freno. Acrobacias de aviones supersónicos, saltos de paracaidistas, un concurso de Biblia y celebraciones por todo el país, son la forma que tienen los israelíes de conmemorar aquél mes de mayo de 1948 en que Ben Gurión leyó publicamente la declaración de Israel como Estado independiente del protectorado británico.

Pero, ¿de dónde viene toda esta Historia de luchas y conquistas? Siendo habitado por diferentes tribus judías, Israel fue conquistado por los babilonios en el año 606 a. C. Jerges se encargó de diseminar las diferentes tribus que habitaban en lo que hoy es Israel para desarraigarlas de sus tierras y destruir el Primer Templo. 70 años más tarde fueron los persas quienes conquistaron Judea, en el 536 a. C. Durante este dominio los judíos pudieron prosperar. Después, los persas serían vencidos por los griegos, quienes también serían derrotados más adelante por los romanos. Tras algunas rebeliones fallidas contra Roma, entre el año 70 d. C. (destrucción del Templo, o segundo Jurban) y el 170 d. C., los romanos dispersaron a muchos de los judíos alrededor de todo el amplio territorio que se encontraba bajo su dominio: buena parte de Europa y África. Como muestra de poder y humillación sobre los rebeldes judíos, los romanos decidieron rebautizar Jerusalem como Aelia Capitolina y a Judea como Philistea, que a su vez provenía del hebreo plishtim, término utilizado para designar a los invasores filisteos. Y es así como después de una Guerra Mundial y un Holocausto, los judíos pudieron volver a situarse en el mapa como una nación libre y soberana, como israelíes un 14 de mayo hace ahora 60 años.

El sueño de un pueblo que se desea siempre “El año que viene en Jerusalén” concretó su anhelo sionista de ser soberano en Eretz Israel. Por eso la celebración de un acontecimiento tan importante no se limita al Estado de Israel en sí, sino a cada rincón del mundo donde aún vivan judíos, ya que se trata de un logro del pueblo en su conjunto porque, a pesar de los 2.000 años que duró su diáspora, se mantuvieron unidos.