80 millones de turistas: ¿es medioambientalmente sostenible?

España vive un éxito de afluencia turística, com casi 80 millones de visitantes extranjeros cada año. Pero surge un problema: ¿están los ciudadanos, las empresas y los Gobiernos preparados para gestionar el impacto que producen en el medio ambiente?

Botella de agua y vaso de plástico | Foto: Congerdesign para PixabayPor Magnus Jern, socio fundador de Tapp Water

Para un país con una población de 47 millones de personas, el hecho de que se sumen 80 millones de turistas es un reto enorme para el medio ambiente. El principal impacto proviene de cuatro frentes diferentes:

Continuar leyendo “80 millones de turistas: ¿es medioambientalmente sostenible?”

Aprende a conocer mejor el toro y su entorno

Aprende de Toros nace para “educar” sobre el toro como animal, la naturaleza, las personas que viven alrededor o su gastronomía.

Hay negocios que pueden ser de riesgo en España. Por ejemplo, uno que hable sobre la cultura del toro. Aunque parece que todo está dicho y que el toro sólo sirve para matarse en la plaza por los toreros o bien para correrse por las diversas fiestas españolas, la realidad es que detrás de este animal milenario hay mucho más. Y a demostrarlo se dedica la empresa Aprende de toros, puesta en marcha por José María Ramos y otros socios.

Continuar leyendo “Aprende a conocer mejor el toro y su entorno”

Buitrago del Lozoya: no sólo es atraer turistas, también cuidar el medio ambiente

Este medio ha visitado recientemente Buitrago de Lozoya y ha quedado sorprendido por las pequeñas cosas que hacen atractivo este municipio, pero también por la suciedad de su medio ambiente, uno de sus valores fundamentales.

El encanto que Buitrago del Lozoya, municipio en la linde entre Madrid y Segovia, atesora en su recinto fortificado y fuera de él lo pierde cuando se visita El Pinar. Se trata de una zona verde, anunciada por el propio ayuntamiento de la localidad como área recreativa, y que destaca por su suciedad. Continuar leyendo “Buitrago del Lozoya: no sólo es atraer turistas, también cuidar el medio ambiente”

Gigantes de cemento y agua en la costa chilena

¿No tiene fin?

¿Cansado de nadar 25 metros en la piscina de su hotel? Eso es proque no conoce el complejo hotelero de San Alfonso del Mar (Algarrobo, Chile). Cuenta con una piscina cuya longitud es de 1.000 metros (un kilómetro), como se puede ver en la imagen. Dicen que es la más grande del mundo. Probablemente también sea uno de los mayores despilfarros y atentados contra el medio ambiente.

Algunos datos sobre este lago artificial: equivale a 20 piscinas olímpicas, necesita 250 millones de litros de agua para llenarse y cuenta con una profundidad de 35 metros. La misma está operativa desde 2006, tras cinco años de construcción y una inversión de 1.200 millones de euros. El coste de su mantenimiento: 2,5 millones anuales.

Es el ejemplo perfecto de construcción faraónica que no duda en arruinar una playa y en generar unos costes ecológicos enormes. Ahora se ha puesto de moda en el sector turístico la sostenibilidad, la eficiencia en la energía y el ahorro. Sin duda por efecto de la crisis, ya que los gatos energéticos y de suministros son claves en las cuentas de resultados de las empresas. Aunque sólo sea por eso, bienvenido es.

Creemos en un turismo que respete el medio ambiente, desde el punto de vista del valor ecológico de los parajes en que se levanten las construcciones (véanse el reciente caso de Tarifa o el Algarrobico) como desde la visión del paisaje. La “piscina” de San Alfonso del Mar es una obra de ingeniería impresionante, sin duda, y eso es loable. Pero guarda poco respeto con el econsistema de un país con tanto potencial como Chile. El agua para llenarla se obtiene del océano y atraviesa unos procesos para tratarla. ¿Tienen sentido este tipo de construcciones? ¿Aportan valor para el turista o lo restan?