Un casting de extras en Fitur

Fitur cumple 29 años, pero todavía parece que “somos nuevos”. Hoy, día de la inauguración, servidor ha querido entrar en la feria a eso de las 11 de la mañana y le ha sido imposible. Al menos por la Puerta Sur del recinto ferial Ifema, la más próxima a la salida de Metro Campo de las Naciones. Una fila que daba varias vueltas sobre sí misma hacía tedioso esperar el turno para acceder a la feria. Parecía un casting de extras para una película. A eso se ha sumado que la entrada principal a Ifema estaba cerrada y sólo se podía acceder, siempre desde la Puerta Sur, a través del pabellón 1.

Pues bien, ni corto ni perezoso, me he dado la vuelta a todo el recinto ferial para acceder a través de la Puerta Norte. Allí prácticamente no había nadie y no he tardado ni dos minutos en traspasar la puerta de entrada. Sin embargo, a la hora de acreditarme ha venido otra odisea: mi inscripción como periodista estaba registrada desde el 15 de enero, pero hete aquí que, en pleno siglo XXI, el ordenador de la amable azafata que acreditaba a prensa estaba “vacío”. Es decir, que no podía verificar si yo ya estaba acreditado porque ese ordenador no estaba habilitado para acceder a la base de datos y comprobarlo. O eso me ha dicho. Viendo esto no es de extrañar que este año se haya suspendido SIMO.

Casi treinta años y aún no hemos aprendido a facilitar la vida a la gente, ni siquiera en época de vacas flacas. Y así nos va.

Reino Unido, Alemania y Francia o cómo la crisis de estos países afectará a nuestro turismo

El sector turístico ha aguantado la crisis económica como ha podido durante el pasado año. La realidad es que la contracción económica empezó a notarse a finales de 2007 y se ha acentuado definitivamente en la segunda mitad de 2008. Pero este ejercicio que acaba de empezar promete ser peor. El turismo extranjero representa en España casi la mitad de los ingresos de esta industria. El Reino Unido es nuestro principal emisor, ya que sus nacionales representan el 27,4% de todos los viajeros foráneos que nos visitan. Pues bien , el gobierno de este país ha anunciado que su PIB se contraerá un 1,5% durante este año. Eso significará más paro en un estado donde el ejecutivo de Gordon Brown ya ha tenido que intervenir en el capital de los bancos. Y este paro, sin lugar a dudas, hará que viajen menos británicos a España. De hecho, en diciembre las visitas de británicos ya se redujeron considerablemente (un 14,9% segun datos de Frontur). Por si fuera poco, a esto hay que sumar el cambio desfavorable entre libra y euro.

Los alemanes suponen el 17,5% de todos los turistas que nos visitan. Su gobierno también ha anunciado una caída de su PIB a cifras negativas durante este año. Por su lado, los franceses, también en crisis, representan un 14,2% de los turistas que nos visitan. En resumen, estos tres mercados significan el 59,1% de los extranjeros que pasan sus vacaciones en nuestro país y que se dejan aproximadamente unos 23.179 millones de euros al año. Las cifras hablan por sí solas.

Va a ser un año complicado.

26.000 niños mueren en el Mundo diariamente, muchos en lugares turísticos

Aunque no es un tema que esté directamente relacionado con el contenido de este portal, sí es verdad que a los que nos gusta viajar podemos contribuir a mejorar de alguna manera la situación de los niños en el mundo. Y es que, según datos de la ONU, cada día mueren en el mundo 26.000 menores de cinco años, la mayor parte de ellos en países africanos o asiáticos que muchos de nosotros visitamos. Para hacerse una idea, en nuestro país hay 142 municipios con entre 20.000 y 30.000 personas, ¿qué sucedería si desapareciese uno cada día? ¿Removería nuestra conciencia?

Esta semana se celebra el 50 aniversario de la Declaración de Derechos del Niño, que en su artículo 32 expone que los niños deben “estar protegidos contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación”. Y, no obstante, hay más de 200 millones de niños trabajadores, según la ONG Manos Unidas. Muchos ellos en países turísticos y tercermundistas. El drama de los niños soldado también es sangrante y cerca de dos millones de pequeños han muerto en los últimos diez años en los diversos conflictos que se dan en el mundo: el último, el de la República Democrática del Congo.

En fin, no queremos dar lecciones de moral y cada uno, en conciencia, sabe lo que debe hacer. Pero sí queremos decir que para viajar es necesario un cierto nivel económico: muchas veces no estaría de más desviar una mínima parte de ese nivel hacia los que más lo necesitan. Empezando por los Gobiernos y las grandes empresas.

España languidece al sol

Los datos del verano ya sí que son preocupantes y no pueden tener otra lectura que la de que el sector turístico también entrará en recesión durante el próximo ejercicio. Es cierto que el listón se ha mantenido a nivel nacional en lo que se refiere a desplazamiento, que no gasto, de los turistas patrios. Sin embargo, entre junio y septiembre, España ha perdido 1,08 millones de turistas foráneos. Este tipo de visitante representa el 50% de los ingresos del sector, así que una bajada de estas características no es nada buena para todo el conjunto del turismo.

Por otro lado, los datos también muestran el agotamiento del modelo de sol y playa, por el que el Gobierno aún apuesta con contundencia con grandes campañas promocionales. Desde aquí no queremos que la administración deje de apoyar a los destinos de sol y playa, al contrario, hay lugares verdaderamente aprovechables (como la costa catalana, por citar alguno). Pero la verdad, objetiva y sugerida por los datos, es que se deben reorientar las acciones promocionales de la administración. Los Presupuestos para el año 2009 están a punto de aprobarse, aunque aún pasarán por alguna enmienda. Habrá qué ver cómo se utilizan, y para qué, los 550 millones de euros que la Secretaría de Estado de Turismo tiene presupuestados para el próximo ejercicio bajo el epígrafe de “Coordinación y promoción del turismo”. La renovación de las infraestructuras turísticas es necesaria, sí. España es sol y playa, sí, pero durante cuatro meses. Además, nuestro país cuenta con una cultura centenaria, una gastronomía envidiable y unos parajes rentables. Sol, playa, turismo rural, turismo cultural, turismo de negocios. También llamamos la atención sobre estos temas a las administraciones autonómicas.

Dejamos para lo último la iniciativa, apoyada por la Secretaría de Estado de Turismo, de las Rutas del Vino. Es un buen paso, dado en la dirección correcta. España es mundialmente conocida por sus excelentes caldos y eso se debe aprovechar. No dejemos que el sector languidezca al sol (y playa).

El turismo forma parte de nuestra vida

Hoy, Día Mundial del Turismo, es el momento de hacer balance de lo que este sector representa en la sociedad actual, porque las tendencias han cambiado y cambian constantemente. Por ejemplo, los primeros turistas de la Historia fueron aquellos patricios romanos que pasaban el verano en balnearios y termas cercanos a sus villas de vacaciones. Incluso se cuenta que hacían viajes gastronómicos a otros territorios del Imperio.

Pero durante la Edad Media, se acabó con el turismo tan rápidamente como con las brujas que hacían las veces de farmacéutico en el momento y que tenían que desplazarse en busca de los elementos necesarios para sus recetas. Más tarde, el Renacimiento vino a recordar a los grandes señores lo maravilloso que era pasar el verano en una residencia de campo, para lo que tenían que desplazarse, aunque lo hacían a poca distancia. No fue sino hasta el siglo XVIII cuando los ricos ingleses comenzaron a fomentar entre sus hijos lo que ellos llamaban “el gran tour”: un recorrido a lo largo de Europa de 3 años de duración y que tenía como finalidad ampliar sus estudios y sus conocimientos sociales. Es decir, es el primer antecedente que afirma el hecho de que el turismo es una forma de educación.

Luego vinieron las dos grandes guerras. Tras la primera se intentó desarrollar el turismo popular, especialmente entre los más jóvenes, pero no fue hasta la finalización de la segunda cuando hubo un verdadero resurgir y reinventar en el turismo. Así, apareció este fenómeno tal y como lo conocemos ahora: el llamado turismo de masas. Vacaciones pagadas, mejora de las comunicaciones y los transportes, promoción de nuevos destinos y un despertar en la curiosidad de la gente fueron las principales causas del turismo como tal.

Los gobiernos, cada vez más conscientes de que esta actividad significa progreso y enriquecimiento social, toman un mayor partido para desarrollar y patrocinar destinos interesantes. Tanto a nivel nacional (turismo doméstico) como internacional. Y lo importante es moverse, beneficiándose del turismo social, del que se oferta a los jóvenes o a la tercera edad, son sólo algunas de las actuaciones que ponen de manifiesto que esta actividad se convierte poco a poco en una necesidad de primer orden.

Sin embargo, el hecho de que este sector crezca y se desarrolle a gran velocidad, implica también una responsabilidad hacia aquellos que nos visitan. Es imprescindible que nuestra oferta de servicios sea impecable y variada, en constante renovación. Es imprescindible una promoción adecuada de los destinos y una educación y preparación más que correctas para aquellos que atenderán a los visitantes.

Actualmente Internet no es sólo un medio para llegar a la información, también es un espacio donde prácticamente se puede vivir la aventura del viaje mientras se prepara a conciencia. Puesto que desde este sistema ya es posible buscar información, seleccionarla, elegir establecimientos e itinerarios y reservar directamente de forma on line, sin tener que salir de casa. Por eso, un día como hoy, tenemos que celebrar la inmensa posibilidad que nos ofrece este sector tanto a nivel educacional y socializador, como de relax, antiestress o, por qué no, lúdico.

La frustración sexual del viajero casado

Viajar es divertido y nos permite descubrir muchas culturas, detalles, personas… Esto todos lo sabemos. Pero el viajero profesional también las pasa “canutas” en sus aventuras. Nos referimos a aquellos periodistas de viajes que están casados y no pueden aprovechar al máximo todos los “placeres” del viaje. No estamos de broma. Un reportero del New York Times lo cuenta en su blog: cuando viaja es un frustrado sexual, porque se puede pasar dos meses fuera del hogar y en ese tiempo tiene las suficientes oportunidades de mantener sexo con desconocidas (en incluso con amigas) como cualquiera de nosotros cuando viajamos. Él, por lo menos, es fiel a su mujer. O eso dice. Lo podéis leer en su artículo, que no tiene desperdicio, y poner una nota de color al día. Por cierto, está en inglés y lo encontramos a través de Gadling.

La Comunidad de Madrid es “tacaña” en el gasto público

Son buenas noticias para la Comunidad de Madrid el que la actividad turística suponga el 6,3% del PIB regional (12.230 millones de euros). Esto indica que algo bueno se está haciendo desde la Consejería de Turismo. Sin embargo, entre cifras tan halagüeñas como una recaudación de 3.709 millones de euros en impuestos por actividades turísticas, destaca un nubarrón que dice bastante de la política de inversiones de esta autonomía. Y es que el Gobierno regional de Madrid se gasta sólo 548 millones de euros en el sector turístico. Un 1,8% del gasto público en la región de Madrid. Es decir, prácticamente nada. Y, aún así, la actividad turística se mantiene y crece.

¿Qué pasaría si la administración regional aumentase este nivel de gasto? Seguramente se dinamizaría el trismo en la Comunidad de Madrid, generando más ingresos, mayor recaudación, mayores inversiones privadas. Y no sólo redundaría en una mayor riqueza macroeconómica. Los empresarios del sector, desde restauradores a hoteleros, se verían más beneficiados, consiguiendo más riqueza y generando más empleo. Todo es una cadena.

Sabemos que este gasto repercute en las actividades culturales que organiza la Comunidad o en la promoción del destino. También sabemos que hay otras inversiones, como la mejora de las infraestructuras, que repercuten en el turismo y que no se contemplan en esta partida. Es verdad, pero no es menos cierto que estos 548 millones indican una baja inversión en actividades puramente turísticas. Este hecho debe corregirse ya para mejorar el futuro del sector en la región que alberga la capital del Estado.

Por último, no vamos a comparar aquí el gasto público que realiza la Comunidad de Madrid con el que hacen otras autonomías como Valencia, Baleares o Canarias. Éstas últimas son regiones más dependientes del turismo, por lo que es lógico que sus niveles de inversión sean mucho mayores. Pero, aún sin entrar en comparaciones, la inversión en Madrid nos parece que no está ajustada a la importancia de esta región. Una tarea pendiente para el gobierno de Esperanza Aguirre.

Los medios somos responsables

Posiblemente no sea lo más popular dentro de la tónica general de ser políticamente correctos, pero desde Revista80dias.es también estamos convencidos, junto con Fernando Álvarez, responsable de Plataforma David, de que los medios no tratan con justicia a Israel. Se podrán compartir o no muchos de los postulados de Álvarez, pero lo que es innegable es que la visión que nos ofrecen del estado israelí nunca suele ser excesivamente buena.

Quizá algunos nos llamen pro israelíes, pero nosotros sólo queremos dar a nuestros lectores todos los argumentos para que ellos mismos juzguen y saquen sus propias conclusiones. O, al menos, deseamos dar voz a iniciativas menos públicas y que palpitan bajo la agenda informativa que se nos impone.

Desde esta publicación no somos hipócritas y no lo queremos ser. Sabemos que Israel y toda la zona de Oriente Próximo tienen un problema enquistado desde hace más de cuarenta años. La gente muere a diario por esta confrontación: israelíes y palestinos. Y sí, es cierto, más palestinos que israelíes. Esa es la realidad diaria, la tragedia cotidiana que sufren dos pueblos que están abocados a entenderse. Y esa tragedia nace de las políticas apocalípticas y equivocadas de los dirigentes de Israel y de los países árabes que lo circundan. El problema es que son los inocentes quienes mueren a diario a causa de estas políticas. Aún siendo esto verdad, también lo es que el estado judío es una nación segura en la que habitan millones de personas pacíficas, que no comparten muchas de estas decisiones de sus gobernantes. Gente abierta y hospitalaria.

Donde queremos llegar es a la conclusión de que la política y el placer de viajar no están relacionados. Israel es un país precioso, digno de conocer y de comprender. Y esto es algo que los medios no muestran adecuadamente, porque sólo se centran en una parcela de la actualidad, confundiendo el todo por la parte. El problema (la sangría) palestino-israelí no es un tema nimio. Pero tampoco lo es la pena de muerte en los EEUU o China, o el pisoteo de los derechos humanos por pare de Rusia en Chechenia, o las confrontaciones africanas nacidas de los intereses de los países occidentales… Y así podríamos seguir casi hasta el infinito. Nada de esto se ve en los medios. Por favor, seamos inteligentes y pensemos por nosotros mismos.

LÍQUIDOS ASESINOS

Ya hemos avisado desde esta web de que el terrorismo ha cambiado el turismo mundial. Nos ha obligado a adoptar unas precauciones que antes no teníamos. Y es que el miedo a que cualquier persona “normal” pueda ser “activada” y convertirse en un terrorista es enorme. Nadie se fía de nadie. Por eso resulta llamativo que la Eurocámara haya aprobado esta semana una resolución en la que insta a la Comisión Europea a que revise “urgentemente” el reglamento sobre prohibición de líquidos en los vuelos. Y llama la atención no sólo por la escisión que ha generado entre las dos instituciones europeas, sino porque nadie se haya dado cuenta hasta ahora de que el peligro no viene de unos líquidos, sino de las intenciones de unos asesinos.

La seguridad en los aviones no se ve incremententada con la prohibición de llevar más de un litro de todo tipo de sustancias, sino con el control policial adecuado, con la investigación y la colaboración de las policías europeas y del mundo. En una sociedad tan tecnificada en la que casi cualquier grupo terrorista puede hacerse, por ejemplo, con una bomba nuclear sucia, es harto improbable que las ansias asesinas de unos pocos se acaben en un tubo de 100 mililitros. Una bomba puede incorporarse en cualquier maleta o mochila -ahí tenemos los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid- y hacer explosión en un momento determinado mediante la activación de la alarma de un móvil, como lamentablemente ya hemos podido experimentar.

Es por ello que la actitud de la Eurocámara nos parece acertada. Millones de viajeros, todos los días, tienen que sufrir la irremediable molestia de verificar que sus líquidos no superan las cantidades permitidas. Además de tener casi que desnudarse para pasar a través de un arco metálico. El transporte se hace más incómodo y el servicio al viajero también. Desde REVISTA80DIAS.ES no defendemos que las autoridades rebajen la seguridad de los vuelos. Al contrario, pedimos que se intensifique aún más, pero con cabeza. Haciendo uso de la razón se pueden habilitar medios más eficaces para combatir el terrorismo, como la introducción de agentes encubiertos en los vuelos, un control riguroso en los aeropuertos de origen y una colaboración más eficaz de las Fuerzas de Seguridad.