Kike Sarasola, de vergüenza

De vergüenza es la única calificación que merece el vídeo en el que Kike Sarasola amenaza a todos sus empleados en ERTE por el supuesto comportamiento de unos pocos. Un fallo de gestión de personal y de comunicación.

El vídeo de Kike Sarasola, cabeza visible de la cadena hotelera Room Mate y de la gestora de apartamentos Be Mate, es una muestra de cómo no se debe tratar a los empleados. También es un absoluto fracaso de comunicación interna y de relaciones públicas. Este vídeo ha sido filtrado al diario El País y en él Sarasola reprende a sus empleados, en ERTE por el cierre de los hoteles debido a la pandemia de coronavirus Covid-19, por poner excusas para no volver al trabajo.

Lo lamentable del vídeo de Sarasola no es su tono paternalista o la vehemencia de las afirmaciones que realiza. Lo verdaderamente funesto es la amenaza global que lanza a sus trabajadores por la actitud de, según se desprende de las declaraciones del empresario, unas cuantas personas. “Cómo yo me entere que alguien vuelve a poner alguna sola excusa para incorporarse al trabajo, mi actitud va a cambiar radicalmente”. No sabemos a qué actitud se refiere Sarasola, si al presunto complemento que paga a sus empleados en ERTE o a que, por el tenor del vídeo, vaya a dar unos azotes a cada uno de los trabajadores para estimular su vuelta al trabajo.

Sarasola tiene razón en que un ERTE no son vacaciones. Los trabajadores tienen el contrato suspendido por unas circunstancias concretas y deben reintegrarse al trabajo cuando la empresa se lo notifique. La aberración que comete Sarasola es condenar a todos los empleados por la supuesta actitud de unos pocos. El Derecho Laboral le da a Sarasola las herramientas necesarias para castigar a los empleados que no vuelvan al trabajo cuando la empresa lo requiera, desde sanciones disciplinarias a despidos procedentes y sin indemnización.

Kike Sarasola, Room Mate, Be Mate y todas las empresas de su entorno subsisten por las relaciones públicas, la imagen de “buen rollo”, emprendimiento y modernidad que quiere trasladar el empresario. Por eso, este vídeo es un error mayúsculo de imagen y comunicación. Y luego están los números. El Diario publicó las cuentas de Room Mate, la sociedad de la que dependen los hoteles de la cadena, que lleva 10 años en pérdidas y sobrevive por las inyecciones de liquidez de ROSP Corunna, la gestora de patrimonio de Sandra Ortega, la hija de Amancio Ortega.

También es curioso que Sarasola pida un comportamiento ético a sus trabajadores cuando él ha sido objeto de informaciones polémicas en los últimos meses que ponen en duda su integridad moral. En diciembre de 2019 se conoció que la Fiscalía Provincial de Madrid pide 4 años de cárcel para Kike Sarasola, su hermano Fernando y su madre Cecilia Maralunda Ramírez por un presunto delito contra la Hacienda Pública al no tributar correctamente en el Impuesto de Sucesiones y en el IRPF. Los hechos aún no se han juzgado y no hay sentencia condenatoria o absolutoria.

Otro capítulo que arroja dudas sobre la actuación de Kike Sarasola ha sido el apartamento en el que se ha alojado Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, durante su confinamiento tras dar positivo en Covid-19. Be Mate es la gestora de este apartamento y no ha quedado claro cuánto dinero pagó Ayuso por alojarse en el mismo. A ello se sumó un contrato fantasma que la Comunidad de Madrid adjudicó a Sarasola, y que parecía una recompensa por este alojamiento de Ayuso, y que desapareció a los pocos días de la información oficial del Gobierno regional, alegando que había sido un error. Hay más: el supuesto pago del alquiler del piso en el que vivió Albert Rivera durante sus primeros días en Madrid como presidente del partido político Ciudadanos.

Por suerte, el comportamiento de Kike Sarasola no es la norma en el sector hotelero, donde profesionales de cadenas pequeñas y medianas trabajan todos los días, enfrentándose a los mismos o peores problemas que Sarasola, sin aparecer en los medios. Y, sobre todo, siendo conscientes de que sus empleados son la base del negocio.