Gráfico de la semana: precio del equipaje en las ‘low cost’

El portal WhichAirline.com, un comparador estadounidense de vuelos baratos, ha elaborado una divertida, curiosa y útil infografía en la que explica los precios que tiene facturar equipaje en las principales aerolíneas de bajo coste europeas. De todos es conocido que este tipo de compañías intentan conseguir un ingreso adicional de sus clientes por cualquier vía y la del equipaje es una de las más recurrentes.

Aunque la infografía está en inglés, es bastante clara. En la parte izquierda, en color naranja, se indica el precio por facturar una maleta de 15 kg. En la parte derecha, en color cián, se refleja el precio por facturar con exceso de equipaje. Por cada kilo de exceso se cobra una cantidad y la barra muestra el total. Hay que resaltar varios puntos: como en otros rankings, Ryanair aparece la primera por lo poco baratos que son sus servicios. Le siguen Wizz y Flybe. Sin embargo, da gusto saber que en el Norte de Europa se benefician de unas compañías de bajo coste que no cobran nada por facturar dentro de los límites.

¿Qué perdemos en el coche de alquiler y en el hotel?

Quizá algunos piensen que el mundo de la empresa turística es aburrido. Nada más lejos de la realidad. Y si no, que se lo pregunten al empleado de Europcar, empresa de alquiler de coches, que se encontró una lápida en el asiento de atrás de un vehículo. O las cenizas del difunto en un automóvil que se había usado en una mudanza.

Los objetos tradicionales que más se olvidan en el coche son los teléfonos móviles, carteras, cámaras de fotos, maletas o las gafas de sol. Pero como se ve, siempre hay alguna sorpresa. Los juegos eróticos o la ropa interior también están entre ellas. Eso sí, la persona que se olvidó el caniche en el vehículo no tiene perdón. Europcar asegura que sólo un 5% de los objetos perdidos son reclamados por sus dueños, a pesar de que es la propia firma quien contacta con el cliente.

Los hoteles son otro de los puntos calientes para los olvidos. La cadena británica Travelodge asegura que en el último año ha recogido más de 22.000 libros extraviados en las habitaciones de sus alojamientos. Como datos curioso, 7.000 de estos volúmenes pertenecen a la trilogía erótica Cincuenta sombras, de la escritora E. L. James. Los libros de Millenium, de Stieg Larsson, son los siguientes en la lista. En este caso, si los libros no se reclaman en tres meses, Travelodge los dona a la fundación Cancer Research, del Reino Unido.

¿En qué se gasta la aerolínea el precio de tu billete?

La liberalización del mercado de los vuelos ha traído precios que en muchos casos pueden parecer irrisorios, sobre todo si se comparan con los de hace diez o veite años (en la década de los 90 del siglo pasado). Pero cabe hacerse una pregunta: de la tarifa, ¿cuánto se queda como beneficio la aerolínea y cuánto se destina a otros conceptos? El diario económico The Wall Street Journal ha realizado un gráfico para explicarlo. Aquí incluimos una imagen del mismo y más abajo lo comentamos brevemente.

Lo primero que llama la atención es que sólo un 1% del precio del billete se obtiene como beneficio para la aerolínea (en el gráfico se identifica con un asiento). El resto de la tarifa se emplea en pagar los gastos para operar: un 29% va a sufragar el combustible; un 20%, al pago de la tripulación; un 16%, a temas como cátering, hangares, etc.; un 14%, a tasas e impuestos; un 11%, a mantenimiento; y 9%, a otros gastos. Con esta estructura se entiende que las líneas aéreas busquen nuevas formas de ingresos: pago por equipaje, por obtener la tarjeta de embarque, por elegir asiento… Los datos del Wall Street Journal han sido obtenidos de las cuentas de US Airways en 2011, una de las mayores compañías estadounidenses. US Airways emplea un modelo más o menos tradicional, así que habría que ver la estructura de gastos en una firma de bajo coste.

Gráfico de la semana: ¿qué tipo de coche alquilamos?

Fuente: Alquilerdecoches-online.es

Cuándo llegamos a un destino en el que no contamos con medio de locomoción, ¿a qué tipo de coche de alquiler recurrimos? El portal Alquilerdecoches-online.es ha intentado dar respuesta a esta pregunta realizando una comparación de los vehículos reservados a través de sus sistemas. En lo que va de 2012, los turistas prefieren coches económicos y minis, sin duda para atravesar las dificultades de la crisis y reservar parte del presupuesto para otros “lujos” en su viaje.

Colgados dentro del avión, como jamones ibéricos

El precio importa más que nunca y estamos dispuestos a renunciar a nuestro pellejo con tal de volar a tarifas de risa. Así, al 77% de los internautas no les importaría asistir a presentaciones comerciales en pleno vuelo con tal de que el precio del billete se redujese. El dato lo da el “Observatorio de Vuelos”, preparado por el portal Mirayvuela.com, que ha preguntado a 4.700 navegantes qué estarían dispuestos a aguantar en un avión con tal de volar a precios de risa.

Pues bien, no es difícil encontrarse a personas que reniegan de la publicidad, incluso de la que aparece en portales de Internet y que permite ofrecer información gratuita para sus usuarios. Sin embargo, dos de cada tres entrevistados estaría dispuesto a llevar publicidad de la aerolínea en la maleta durante un periodo de tiempo determinado. Hasta que se cansen, claro, y su equipaje parezca un regalo que traen a sus seres queridos del último viaje, envuelto en pegatinas.

Pero lo más curioso es el nivel de sufrimiento que aguantarían por volar barato. Un 17% tomaría aviones sin ventanillas. Seguro que entre estos no se encuentran los que se ponen nerviosos nada más abrocharse el cinturón. Testimonialmente, un 6% soportaría viajar de pie, con un sistema de arnés. Hombre, a todos nos gustaría “hacernos un 8.000” como los grandes escaladores, pero es que aquí superaríamos esa cota con creces. Nos viene a la mente un aparato con 200 personas colgadas del techo, como jamones secándose.

En definitiva, el 94% de los consultados no dudaría en sacrificar algunas comodidades para obtener tarifas más bajas. Eso sí, lo que no aguantarían es que les cobrasen comisiones por pagar con tarjeta de crédito o que les hagan abonar una cantidad por facturar su equipaje (práctica prohibida por ley). Y es que la pela es la pela.