Noticias del turismo – 3 de mayo de 2019

Selección de noticias para comprender la actualidad del turismo en la semana del 29 de abril a 3 de mayo.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, ha declarado que el país iberoamericano no debe convertirse en “un paraíso para el turismo gay”. En un encuentro con periodistas, Bolsonaro ha añadido que los turistas son bienvenidos “para tener sexo con una mujer”. No hay datos fiables del flujo económico que supone el turismo gay para Brasil, aunque en el país se organizan dos de los eventos mundiales para este público: la Pride Parade de Sao Paulo y el Carnaval de Río de Janeiro. En todo el mundo, el turismo gay mueve 218.000 millones de dólares cada año, según la consultora Out Now.

Continuar leyendo “Noticias del turismo – 3 de mayo de 2019”

No es oro chino todo lo que reluce

Puerta de la Paz Celeste en la Plaza de Tiananmen (Pekín) | Foto de Pablo Sánchez en Flickr

Todos se quieren acercar a China. Los miles de millones de potenciales consumidores del gigante asiático representan un bocado apetitoso para cualquier tipo de empresa, también para las turísticas. La revista Savia, editada por el proveedor de servicios tecnológicos Amadeus, explica en su artículo “China conquista la industria del turismo” (número de octubre) que en 2011 fueron 70 millones de chinos los que se decidieron a salir de su país, 13 millones más que el año anterior. Para poner la cifra en perspectiva hay que pensar que España, tercer destino turístico del mundo, ha recibido en los últimos diez años una media de 50 millones de turistas.

El número de turistas chinos que salen al extranjero puede ser todavía moderado. Pero su gasto no: en 2011 se dejaron 69.000 millones de dólares en los países que visitaron (52.938 millones de euros), un 25% más que en el ejercicio precedente. ¿Es mucho? Se puede juzgar la cifra a la luz del nivel de ingresos turísicos que recolectó España el año pasado: 43.026 millones de euros, según los datos del Banco de España. Y para este año las previsiones hablan de 78 millones de viajeros chinos que realizarán un gasto de 80.000 millones de dólares. La Organización Mundial del Turismo prevé que en 2015 el número de chinos que viajen fuera del país llegue a los 100 millones.

Estudiando los grandes datos se entiende porqué las empresas y los destinos están preparándose para atender a este tipo de turista que suele hacer desplazamientos largos (de más de una semana de duración) y cuyo gasto medio por viaje alcanza los 1.300 euros. Sólo les superan en gasto los alemanes, estadounidenses y británicos. China es un país con una población que supera los 1.000 millones de habitantes, aunque las desigualdades aún son muy patentes. Sin embargo, desde hace años, y al calor del crecimiento económico y las mejoras de las condiciones de vida, se está formando una clase media que se cifra en 200 millones de personas y que son las que están viajando al exterior. Por ello, el mercado potencial puede llegar a los 260.000 millones de euros.

Ahora bien, no hay que dejarse engañar. China no es una democracia y, aunque su Gobierno no impone excesivas restricciones a sus nacionales para viajar, los destinos deben tener cuidado. Que un país, una región o una ciudad base su turismo sólo en atraer chinos por su elevado nivel de gasto puede ser un peligro. Por ejemplo, Filipinas estaba viviendo una luna de miel con estos turistas cuando decidió reactivar una vieja reclamación histórica que mantiene con el gigante rojo sobre la soberanía de unos islotes disputados. Acto seguido, el Gobierno chino exigió la cancelación de los viajes organizados a Filipinas. Algunos destinos de playa perdieron, de un plumazo, 200.000 visitantes y sus correspondientes ingresos.

Hay que aprovechar el turismo (y al turista) chino

China ya está ahí. Es un gigante de 1.343 millones de habitantes, de los que casi un tercio se pueden considerar clase media y, por lo tanto, con posibilidades de viajar fuera de sus fronteras. Para hacernos una idea, esta cifra potencial supone multiplicar por 10 la población de España o por dos la de los EEUU. Es decir, un mercado muy apetitoso para los destinos maduros, como España. Además, el crecimiento económico del gigante asiático, fundamentado en sus exportaciones del famoso made in China, es imparable: en 2011 su PIB (riqueza nacional) fue de 11,29 billones de dólares, según The World Factbook de la CIA. Eso sí, el crecimiento se ha ralentizado con un 9,2% de media anual.

Por ese motivo, no extraña que la empresa China International Travel Service, la mayor y más importante agencia de viajes del país, haya obtenido un beneficio de 108,83 millones de dólares en 2011 (83,35 millones de euros), un 67% más que en el ejercicio anterior. A medida que el país crezca y los movimientos de viajeros externos e internos aumenten, esta cifra se multiplicará. Y, probablemente, en pocos años nos encontraremos ante una de las mayores agencias mundiales en lo que a beneficios y movimiento de pasajeros se refiere. Los ingresos ya apuntan a eso: 12.690 millones de yuanes (1.451 millones de euros) en un año, un 32% más.

Ahora, lo que hay que pedir a los nuevos gobernantes chinos que saldrán del Congreso que se celebrará en los próximos meses es una mayor apertura económica y democrática en China, con el pleno respeto a los Derechos Humanos. Aunque el país asiático está haciendo sus deberes para sumarse al capitalismo (a pesar de mantener una política de ideario comunista), buena parte de la economía está regida por empresas estatales. La competencia privada es necesaria en un mercado que empieza a despertar, como el de los viajes.

Del lado de los destinos como España se hace necesario que nuestros responsables políticos faciliten, de una vez por todas, la llegada del turista chino. En muchas mentalidades aún está grabada a fuego la máxima de “ver quien la tiene más grande”, hablando en plata castellana. Es un error fijarse sólo en el número de turistas que llegan a España, en vez de en su calidad. Son preferibles más turistas chinos, con un nivel adquisitivo más alto y que permanecen en nuestro país mayor número de días, que visitantes más tradicionales que sólo buscan la fiesta y la borrachera. Aunque los números globales de turistas caigan.

Estos son los deberes para Isabel Borrego, secretaria de Estado de Turismo, y para José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo. Esta es la línea que apuntan grandes ciudades como Madrid en su plan estratégico de turismo hasta 2015. ¿Será esta la línea que mantenga en Plan Integral de Turismo que está elaborando su departamento y que tanto se está demorando? Esperamos que así sea, por el bien económico de España, de su turismo y de las empresas (con sus trabajadores) que aquí se baten el cobre.