Noticias del turismo – 14 de junio de 2019

Selección de noticias para comprender la actualidad del turismo en la semana del 10 al 14 de junio.

Ryanair ha adquirido una participación mayoritaria en Malta Air, una nueva aerolínea creada bajo el patrocinio del Gobierno de Malta. La principal línea aérea europea de bajo coste operará en la pequeña isla-país del Mediterráneo con 6 aviones que pasarán de su flota actual a la de Malta Air. En la actualidad, Ryanair transporta 3 millones de pasajeros desde Malta cada año. El Gobierno maltés se ha reservado una acción de oro que imposibilitará que Ryanair venda Malta Air sin el consentimiento gubernamental. La operación dará a Ryanair acceso a los principales mercados del Norte de África, que podrá conectar con el resto de Europa. Los trabajadores de Ryanair que pasan a Malta Air cotizarán en Malta y pagarán allí sus impuestos. Por su lado, Air Malta, la compañía estatal, seguirá operando con normalidad y sus vuelos se complementarán con la recién creada Malta Air.

Continuar leyendo “Noticias del turismo – 14 de junio de 2019”

Noticias del turismo – 24 de mayo de 2019

Selección de noticias para comprender la actualidad del turismo en la semana del 20 al 24 de mayo.

El Caribe de México está inundado de sargazo, un alga de alta reproducción que ha invadido las playas más turísticas de esta zona mexicana. El cambio climático ha provocado este incremento de sargazo, que se acumula en las costas de Playa del Carmen o Puerto Morelos y de otros destinos turísticos, poniendo en peligro la principal industria de esta región mexicana. Pero también afecta al medio ambiente, al reducir los niveles de oxígeno en el mar. Investigadores mexicanos calculan que se ha perdido un 40% del coral en los mares que recorren la costa caribeña mexicana.

Continuar leyendo “Noticias del turismo – 24 de mayo de 2019”

Ryanair y American Airlines, vuelos con fisuras

El avión es el medio de transporte más seguro del mundo, como demuestran diversas estadísticas. Imagine la escena. Ha pasado todos los controles de seguridad del aeropuerto, su equipaje de mano cumple con las medidas que impone Ryanair. Está sentado en su asiento. El avión rueda hacia la pista de despegue y ve las zonas de rodadura a través de la ventana y el ala del aparato. Siente ese cosquilleo en la tripa (o el estómago, depende de la literatura), porque que el hombre vuele es antinatura. Y al acercarse a la pista de despegue, el ala de nuestro avión, un Boeing 737-800 de Ryanair, impacta contra el fuselaje de una aeronave de American Airlines, modelo Boeing 767-300, quedando dañada y provocando desperfectos en el otro vuelo. Como es lógico, el miedo nos puede y avisamos a las azafatas. Éstas trasladan el aviso a la cabina de pilotos, pero hacen caso omiso de la alerta y emprendemos el vuelo. Con un ala afectada. El avión de American también siguió su vuelo, claro.

Así quedó el ala del avión de Ryanair y el fuselaje del de AA

Este relato, que puede parecer de película, ocurrió realmente en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat el 14 de abril de 2011. Esta semana la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) concluyó su informe y lo dio a conocer. Pero el peligro no sólo está en los pilotos temerarios. Hace unas semanas, un buitre leonado impactó contra el morro de un Airbus de Iberia en pleno vuelo, provocándole un boquete de grandes dimensiones. El piloto tuvo que regresar a Barajas. Al parecer, los halcones entrenados por el servicio ideado para ahuyentar a pequeñas aves no hicieron bien su trabajo.

Estos dos incidentes dan idea de que, sí, el transporte aéreo es seguro (cuando se está en el aire), pero cada día suceden en los aeropuertos españoles y del mundo multitud de casos. Sólo hay que ver la página de la CIAIAC, repleta de informes sobre problemas. En la mayoría de los casos, la culpa de estos incidenetes se debe un error humano.¿Cómo se puede obviar un aviso de que el ala de nuestro aparato ha colisionado con otro avión?

¿Existe un sistema de sanciones adecuado, tanto para pilotos como para aerolíneas? ¿Las autoridades de inspección cuentan con el personal suficiente y necesario? ¿Se presta atención a la seguridad? Todo parece indicar que no lo suficiente. Y da la impresión de que en el 90% de los casos, los incidentes no se convierten en accidentes gracias a la suerte.

Un poco de oxígeno para el trabajo de las agencias

La sentencia en contra de Ryanair que ha emitido un juzgado de lo Mercantil en Barcelona pone de manifiesto dos puntos de especial importancia. El primero es que reconoce la legitimidad de las agencias de viajes (esencialmente las que basan su modelo de negocio en vender a través de Internet) para intermediar en la comercialización de vuelos y cobrar una comisión por ello. Y esto con independencia de que la aerolínea en cuestión use un sistema de venta directa (sin contar con la agencia). Así, fallos como este irán creando una base de precedentes para poder asentar una jurisprudencia algún día. En nuestro país, las sentencias de un tribunal de primera instancia, como uno especializado en temas mercantiles, no obliga al resto de tribunales españoles (a diferencia de lo que ocurre en EEUU o el Reino Unido). Sin embargo, sí que sienta un precedente en el que se pueden basar futuras resoluciones, que, si no están de acuerdo con estos planteamientos, pueden recurrirse en casación para crear una jurisprudencia a la que atenerse.

En segundo lugar, esta sentencia expone que Ryanair no tiene derecho legal a excluir del acceso de su información a quien crea oportuno una vez que la hace pública en su página web. Es decir, la línea aérea de Michael O’Leary no puede decidir qué agencia de viajes o usuario puede acceder a determinada información sobre sus vuelos cuando la misma ya consta en el portal de la firma. Si esto fuese posible, la compañía podría entorpecer el trabajo de la agencia de viajes, que no es ni más ni menos que funcionar como prescriptor de un producto determinado para un cliente.

La sentencia aún no es firme, ya que será recurrida por Ryanair y la Audiencia Provincial de Barcelona tendrá la última palabra en este contencioso. No obstante, a la vista de los razonamientos empleados por el magistrado que la emite, no creemos que la Audiencia modifique sus razonamientos.

Ryanair, las subvenciones y las amenazas

Ryanair tiene unos principios muy claros: precios bajos, promociones polémicas, salidas de tono de su presidente… Todo ello ha ayudado a esta low cost a forjarse la imagen que gasta en la actualidad. Pero desde la aerolínea también han dejado claro otro de sus ideales: les da igual todo y todos. No le importa que un juzgado de lo Mercantil le inste a modificar sus abusivas condiciones de contratación. Tampoco le importa acusar a la Generalitat Valenciana de favorecer a otras aerolíneas con ayudas. Y ahora no le duele amenazar a Fuerteventura con dejar de operar todos sus vuelos en la isla.

Sin entrar en el posible incumplimiento contractual entre las dos partes, estas prácticas nos parecen hasta mafiosas. Ryanair dispone de una serie de cauces legales para hacer valer sus derechos ante quienes piense que los están quebrantando. Pero no, la política de esta firma irlandesa es la de organizar mucho ruido, ¿para qué? Las primeras campañas de este tipo le podrían dar resultados, pero el sector ya le va cogiendo la medida a esta low cost y cada vez hace menos caso.

Por otro lado, queremos denunciar las formas que han seguido algunas regiones españolas para fomentar el turismo en su ámbito de actuación. Muchas comunidades autónomas han otorgado subvenciones a diversas aerolíneas para compensar el nulo retorno de la inversión que suponía para la firma abrir una ruta entre un aeropuerto de segunda y una ciudad europea (o incluso española). Cuando el dinero público se acaba, la aerolínea se enfada y acaba cerrando esta ruta deficitaria, que nunca ha dado beneficios. Es de lógica empresarial. Lo que no es tan lógico es que se utilice dinero de todos los contribuyentes para sufragar las operaciones (o la “promoción”, como eufemísticamente suele decirse) de compañías privadas, cuya teórica compensación serán los ingresos que generen los turistas que transporten. Y repetimos: teórico, porque este tipo de subvenciones sólo ayudan a crear una falsa sensación de riqueza turística.